Cómo hacer que tu menú de verano tenga un aspecto increíble

Bruchetta on a clean white plate

Uno de los grandes placeres del verano es poder servir ensaladas frescas y verduras de verano y como telón de fondo el sol y las cálidas noches de verano. Si estás pensando en organizar una cena en tu comedor, terraza o quizás incluso al aire libre en el jardín, hay muchas maneras para presentar tu comida y que esta sea la estrella indiscutible.

Aquí tienes algunos trucos para presentar tu comida, y así la presentación será fantástica como su sabor.

Sirve comida veraniega y colorida. La presentación de la comida empieza en el mismo momento en que escoges la receta, por lo tanto escoge platos con colores vivos, texturas interesantes e ingredientes de temporada. Los platos veraniegos deberían estar repletos de rojos, amarillos y frescos verdes.

Utiliza colores complementarios. Cada uno de los colores primarios como el rojo, el amarillo y el azul, funcionan mejor con el color secundario producido mediante la mezcla de los otros dos juntos. Por ejemplo:

  • El rojo se complementa con la mezcla de azul y amarillo: verde.
  • El amarillo se complementa con la mezcla de rojo y azul: morado.
  • El azul se complementa con la mezcla del rojo y el amarillo: naranja.

La combinación más fácil con la que trabajar es rojo-verde. Sirve una ensalada de tomate, mozzarella y aguacate, o quizás un refrescante postre de fresa y kiwi con guarnición de menta.

Berry dessert in a Martini glass

Para la combinación amarillo-morado, podrías servir un rico queso tierno con higos, o una ensalada de col roja con maíz dulce, o si prefieres un postre podrías preparar un pastel con mermelada de frambuesa o grosella negra.

Escoge la vajilla apropiada. Una vajilla excesivamente decorada puede distraer la atención de la comida, así que para que tu comida sea la estrella utiliza simplemente unos platos blancos.

Recuerda, el plato es tu lienzo. Evita que la comida sobresalga por los bordes del plato pero que tampoco quede demasiado espacio libre.

Tomato, mozzarella, avocado fan on a rectangle plateSuperpón tus ingredientes. Para evitar las formas geométricas puedes superponer tus ingredientes unos encima de otros, por ejemplo, puedes colocar las rodajas de tomate en forma de abanico.

Dale altura al plato. Darle distintas alturas al plato lo hace visualmente interesante, y es tan fácil como apilar ingredientes o utilizar guarniciones decorativas. Añadir la tercera dimensión a la comida hace que esta cobre vida.

 

Stacked tomato, mozzarella and avocado on a square plate Presenta los ingredientes en número impar. Agrupar los ingredientes de tres en tres o de cinco en cinco es mucho más atractivo al ojo que de dos en dos o de cuatro en cuatro. Este es uno de los trucos más simples pero a la vez más efectivos a la hora de presentar la comida.

Coloca los ingredientes en diagonal y combinando colores. Las líneas paralelas hacen que el ojo cree un punto focal. Esta técnica funciona especialmente con los platos cuadrados. Las marcas de las parrillas ofrecen una manera fácil de crear un efecto lineal, y combinar colores creando líneas también se utiliza con el sushi y los canapés.

Chicken on a square plate with diagonal lines

Adórnalo todo. Es tan simple como añadirle perejil troceado a un estofado, especias a una ensalada, o un poco de chocolate rallado o bayas a un postre. Mínimo esfuerzo para un impacto máximo.

Atrévete a decorar. Se pueden decorar los platos con salsas y aliolis para darles más sabor, y utilizar salsa de chocolate para los postres. Es una excelente manera de añadirle un toque decorativo a tus platos. Es tan sencillo como hacer un pequeño zigzag o espiral, solo recuerda que las salsas más espesas funcionan mejor, ya se mantendrá el dibujo que hagas en el plato.

 

consejos para la anfitriona