Cómo limpiar otros utensilios de cristal

Ahora que sabemos cómo limpiar los vasos de los que bebemos ha llegado el momento de hablar sobre la manera más eficiente de mantener el brillo de otros utensilios de cristal presentes en todos los hogares. ¡No te pierdas cómo hacerlo! 

Jarras

Independientemente de que la jarra de tu casa sea de cristal tallado o de un tipo de cristal más fuerte como el de las jarras medidoras, lo cierto es que siempre deben lavarse después de cada uso. Para ello puedes recurrir a Finish Sal, un producto especialmente eficaz para ablandar el agua y evitar las manchas de agua en los cubiertos.

En el caso de las jarras talladas no debes preocuparte, ya que la mayoría puede meterse en el lavavajillas con total seguridad. Y si quieres evitar posibles golpes tan solo tienes que asegurarte de que la jarra no roce con ningún otro objeto dentro del lavavajillas. A la hora de lavarla opta por usar agua fría, ya que las temperaturas más altas pueden acabar causando grietas en el cristal más frágil.

Ollas de cristal

Los restos de pasta quemada o la salsa de vino tinto son dos de los enemigos por excelencia de las ollas de cristal. Más incluso si la recalentamos y vemos cómo la comida se pega en el fondo. Si quieres limpiar la olla en estos casos nunca uses un esparadrapo, ya que lo único que conseguirás será arañarla.

En su lugar, coloca la olla (boca abajo) en la parte inferior del lavavajillas para que reciba la cantidad de agua suficiente para poder limpiarse. Eso sí, antes de usar el lavavajillas procura quitar cualquier resto de arroz o pasta que haya quedado en la superficie para no bloquear el desagüe después del ciclo.

Floreros

También es sabido que el agua sucia acumulada en los floreros después de regar las flores suele dejar residuos sucios que destacan por todo menos por su buen olor. En estas circunstancias confía en tu lavavajillas y deja que funcione a pleno rendimiento hasta eliminar la capa de suciedad. Pero antes de nada, asegúrate de quitar todas las hojas o flores muertas que hayan quedado pegadas a los lados del florero. Y luego, activa tu lavavajillas a la temperatura más baja y adelanta otras tareas de la casa hasta que el proceso termine.

Si buscas proteger cualquier objeto de tu cristalería usa el Protector para el Lavavajillas Finish junto al detergente de siempre. Este protector ha sido diseñado para evitar que la cristalería se vuelva opaca y pierda su coloración.