Limpieza de Copas 101

Los seres humanos llevan haciendo vidrio 3.500 años, y los últimos descubrimientos encontrados en Egipto datan de alrededor del año 1350 A.C. Sin embargo, las manchas y los vasos opacos no hubieran sido un problema para ellos ya que los pioneros en la creación de vidrio transparente fueron los romanos – para que se pudiera ver el color de su vino.

Si los romanos se las arreglaban para tener copas perfectas para beber, no hay ninguna razón para que tú no puedas. Lo que sería realmente ideal es que alguien reuniera una guía infalible para el cuidado de tus materiales de vidrio que cubriera el uso diario de tus copas para que se vean como nuevas.

Por suerte, eso es exactamente lo que hemos hecho.

 
USO

Vamos a empezar por el uso de tus vasos. Aquí no necesitas mucha ayuda, pero conviene recordar que lo que hace que las copas sean transparentes es su estructura irregular de vidrio, lo que hace que también sean muy susceptibles a lo que se conoce como “choque térmico”. Esto puede sonar como a película de acción, pero de hecho es el término para cuando el vidrio cambia de temperatura demasiado rápido y trata de expandirse o contraerse de manera desigual  - haciendo que se agriete.

Así que recuerda que no debes usar tus copas para líquidos hirviendo o muy calientes, a menos que el fabricante diga específicamente que puedes. Si tus copas se rompen o se agrietan es el final de su vida, y recomendamos que no los sigas utilizando. Los fragmentos de vidrio pequeños no solo pueden entrar en la bebida (y lo más importante, en ti), sino que estas grietas pueden albergar bacterias y gérmenes que son muy difíciles de quitar, incluso en el lavavajillas.

 
LAVADO


Cuando metas tus copas al lavavajillas, cárgalas en el estante superior, lejos del resto de la vajilla. Para que quepan las copas de tallo alto puede que tengas que bajar el estante para que haya espacio. También es importante asegurarse de que no están en contacto entre sí, ya que esto podría hacer que se rompan si se chocan. Para conseguir los mejores resultados en tu lavado, asegúrate de utilizar Finish Quantum Max además del Abrillantador Finish Brillo y Protección. Quantum limpia en profundidad tus copas a la vez que las protege de la opacidad permanente gracias a su acción protectora del cristal, que neutraliza los componentes que causan la opacidad con el paso del tiempo. El Abrillantador te ayudará a evitar las manchas y marcas de agua que aparecen en tus copas para que no tengas que lavarlas de nuevo, o incluso terminará con cualquier mancha una vez que el ciclo haya terminado.


ALMACENAMIENTO


Cuando se trata de almacenar copas hay dos formas: boca arriba o boca abajo. Colocar las copas hacia abajo evita que el polvo y otros restos desagradables se adhieran al cristal, pero colocarlos sobre su base implica que la parte de la que bebes no se contamine por el suelo del armario, y corren menos riesgo de romperse. Sugerimos que uses un paño fino y limpio para cubrir el suelo del armario antes de colocar las copas boca abajo. Esto evita que la suciedad y el polvo lleguen al borde de las copas  y además deja un espacio para captar la suciedad y el polvo. Puede que el espacio sea limitado, pero evita apilar copas si puedes, porque esto puede hacer que se resquebrajen o se arañen, previniendo que se rompan.

Así que ahí lo tienes, solo un par de cosas sencillas a tener en cuenta sobre el cuidado de tus copas para asegurarte de que se mantienen perfectas.