La Copa Adecuada: Una Guía sobre Copas, Vasos y Bebidas

La Copa Adecuada: Una Guía sobre Copas y Bebidas

4

Es un mito común que es mejor lavar las copas de tallo a mano. Mucha gente cree que los lavavajillas hacen que las copas se vuelvan opacas, o que las copas de vino se pueden romper en el lavado. Esta creencia es una herencia de una época en la que los lavavajillas no eran tan sofisticados como en los últimos años, y antes de se introdujeran productos como Finish Brillo y Protección para prevenir la opacidad de las copas. Es importante que tengas en cuenta las diferentes variaciones en formas, tamaños y grosor, así como la manera en la que colocas, apilas y ordenas las copas, esto te ayudará a garantizar su seguridad y evitar roturas.

 

Nuestra sencilla guía investiga la razón por la que hay tanta variación en algunas de estas copas, además de ofrecer algunos consejos sobre cómo garantizar que se pueden lavar de forma segura y eficaz.

 

Copas de Vino

Hay dos tipos de copas de vino: las copas de vino tinto y las de vino blanco. Las copas de vino tinto tienen un cuenco amplio y redondo y un tallo corto. En cambio, las copas de vino blanco son más largas y estrechas. Esto se debe a que un tinto necesita más espacio para circular y reaccionar con el aire, suavizando sabores complejos, mientras que un blanco requiere una copa que inhiba la oxidación, para preservar los matices sutiles de los sabores.

Al igual que con toda la cristalería, es importante colocar las copas de vino en el estante superior, lejos del resto de la vajilla. Para dar cabida a las copas de vino blanco puede ser necesario bajar el estante para hacer espacio para sus tallos largos, una característica disponible en muchos de los lavavajillas modernos. También es importante asegurarse de que no se tocan entre sí, ya que esto podría provocar que se agrieten al chocarse. ¡Es mejor dejar las copas choquen en los brindis!

 

Copas de Martini

La copa de Martini surgió a principios del Siglo XX como una evolución de la copa de cóctel. Fueron diseñadas, al igual que las copas de vino, para controlar la oxidación. La forma cónica y el perfil obtuso de la copa ofrecen la máxima exposición de la ginebra al aire, lo que permite que los sabores se abran y se puedan distinguir sus ingredientes botánicos. Sin embargo, hay una explicación que sigue una vía ligeramente diferente, alegando que estos vasos surgieron de la prohibición, de tal manera que si en un bar clandestino había una redada, con un ligero movimiento de muñeca bastaba para deshacerse de cualquier líquido incriminatorio.

Las copas de Martini o de cóctel tienen que lavarse con cuidado, ya que tienen un tallo incluso más largo y delicado que el de las copas de vino, por lo que es necesario bajar el estante superior para dejar más espacio. También es importante asegurarte de que las separas bien, dejando espacio suficiente para que se muevan sin tocar ningún otro objeto.

 

Copas de Brandy

El tallo corto de la copa de Brandy combinado con un área de superficie grande hace que el alcohol que contiene dentro empiece a evaporarse mucho más rápido. Esta forma, junto con sus curvas laterales hace que la copa se llene del aroma del Brandy, haciendo posible que lo saborees al máximo.

Por su diseño, se pueden lavar como las copas de vino tinto. No es necesario bajar el estante, pero como su centro de gravedad les hace propensos a deslizarse con facilidad, asegúrate de darles suficiente espacio para evitar que se golpeen contra otros vasos en el lavavajillas.

 

Copas de Cristal

La copa de cristal se hizo en sus orígenes sustituyendo el contenido de calcio de vidrio con plomo, y se ha encontrado una pieza que data del año 1400 a. C. Cuando se trata de copas de cristal lo mejor es consultar a los fabricantes específicos. Diferentes fabricantes recomiendan especificaciones de lavavajillas diferentes para sus copas. Algunos pueden especificar que sus copas son demasiado finas para un lavavajillas, mientras que otros dicen que es seguro utilizarlo en un ciclo que mantenga la temperatura por debajo de los 150 grados. Cuando se lava cristal es importante utilizar un detergente suave, y tanto Dratington Crystal como Villeroy & Boch recomiendan Detergente Finish para el lavavajillas.

Así que ahí lo tienes, ahora que ya sabes cómo es cada copa es el momento de invitar a algunos familiares y amigos para ponerles a prueba. Sólo asegúrate de que disfrutéis de estas copas para beber con responsabilidad. ¡Salud!