Vasos de Whisky

‘Uisge beatha’ – el agua de la vida, como el whisky era conocido, ha sido destilado durante cerca de mil años y sigue siendo tan popular como entonces. El whisky se asocia principalmente con Escocia  – el famoso whisky escocés o “scotch whisky” -  pero en Irlanda también se consume bastante y ahora hay destilerías por todo el mundo que producen sus propias variaciones locales. Sorprendentemente, en todo este tiempo ha habido muy pocos vasos creados específicamente para beber whisky. Vamos a echar un vistazo a los vasos más comunes que se usan para beber whisky.

Vaso de chupito

Cuando se trata de whisky, el vaso de chupito se ve normalmente lleno de bourbon justo antes de ser bebido de un solo trago en el bar de un polvoriento western. Los vasos de chupito se han diseñado para una acción  muy específica y ofrecen pocas oportunidades de saborear las complejas notas y sabores de la bebida. Ideales para una fiesta, pero quizá no son la mejor opción para tu whisky añejo.

Rocks Glass

Este es el vaso más comúnmente asociado con el whisky. El tamaño y forma del vaso permite servir la cantidad de whisky perfecta para ser acompañada con hielo, que tiene el espacio suficiente para mezclarse con la bebida proporcionándole la temperatura adecuada. Además, con este tipo de vaso, las oportunidades de que lo tiren y derramen su contenido son menores, ¡lo que siempre viene bien!

Snifter

La forma ancha del vaso permite que una amplia superficie del líquido esté en contacto con el aire, dejando que el whisky reaccione y madure con él mientras se bebe. La curvatura de los lados atrapa los aromas en el interior mientras el alcohol se evapora. Este tipo de vaso es perfecto para los que prefieren apreciar su whisky a temperatura ambiente en lugar de con hielo. Cuando se sostiene el vaso por el fuste, el calor de las manos aumenta la temperatura del whisky con lo que emergen nuevos sabores y matices.

Cómo limpiar tus vasos de whisky

Como todo en la vida, disfrutar un vaso de whisky significa también que hay que lavarlo. Un lavavajillas simplifica el trabajo, pero los lavados repetidos a lo largo del tiempo pueden volverlos opacos. Nosotros en Finish hemos ideado Finish Quantum Max Brillo y Protección, formulado para proteger tus vasos y evitar que acaben opacos tras muchos lavados. Así puedes disfrutar de tu whisky como y cuando quieras sin tener que preocuparte por las consecuencias de lavarlos.