Cómo tratar las grasas más difíciles en tus platos

Si tenemos que hablar de grasa en materia de limpieza de vasos y platos lo cierto es que es un elemento que representa un desafío especialmente a la hora de usar el lavavajillas. En este artículo repasamos tres tipos de grasa y algunos trucos para reducirla y hacer que tu lavavajillas se enfrente a los restos de comida de una manera eficiente.

Asados

Las carnes de cerdo, ave y presa producen una cierta cantidad de residuos grasos cuando se cocinan, al igual que sucede con las patatas y las chirivías cuando se asan dentro de una olla. Para evitar esto, cuando cocines las patatas procura escurrir el líquido en una jarra. La grasa se asentará en el fondo y el jugo de la carne en la parte superior.

Además, siempre puedes vaciar la salsa de las patatas para condimentar la salsa de la carne. Luego, pon las patatas en un plato poco profundo y vierte un poco de la grasa sobre la carne asada. Así la comida será mucho más saludable y el plato mucho más fácil de limpiar.

Fritos

Un plato de fritanga es tan grasiento como parece. En estos casos, una buena olla antiadherente puede ayudarte a usar menos grasa, aunque si quieres cambiar de hábito anímate a sustituir la mantequilla o el aceite de oliva, girasol o vegetal por un aceite en aerosol. También puedes optar por cocinar salchichas y beicon a la parrilla para así ingerir menos aceite.

Salsas

Los botes de salsa que se compran en los supermercados como por ejemplo los de boloñesa suelen ser muy aceitosos. Si quieres probar una versión más sana que no cubra tu olla y tus platos con una capa de grasa, lo más recomendable es que cocines tu propia salsa a base de tomates picados, cebollas, ajo, y hierbas.

Y cuando te toque limpiar es importante que raspes cualquier residuo de grasa presente en tu plato, olla o bol. Pero cuidado, porque los restos de grasa pueden solidificarse en el lavavajillas hasta provocar obstrucciones. Por otra parte, acuérdate de no meter la olla o la sartén debajo del grifo antes de meterlas en el lavavajillas porque la grasa repele el agua corriente. En lugar de hacer esto, limpia la superficie de la olla o sartén con una servilleta de cocina para intentar quitar la máxima cantidad de grasa posible.

Luego, coloca los platos sucios de lado o boca abajo en el estante inferior de tu lavavajillas para asegurarte de que reciben la suficiente cantidad de agua durante el proceso de lavado.

Los productos de la gama Finish sirven para combatir la grasa más difícil incrustada en tus platos y vasos, pero si quieres unos mejores resultados te aconsejamos usar las pastillas para lavavajillas Finish All in One Max: Regular. Por otra parte, las pastillas para lavavajillas Finish Powerball Classic sirven para desincrustar y eliminar los restos de comida más difíciles para que no tengas que volver a lavar los platos. Simplemente colócalas en el lavavajillas y deja que Finish deje que tus platos queden relucientes.  

Tenemos claro que un lavavajillas más limpio repercute en que los platos estén más limpios. Y como la grasa puede acumularse en tu lavavajillas con el tiempo, es importante que no quede nada en las partes más importantes del mismo. Usa el Limpiamáquinas Finish: Limón para que tus platos disfruten del brillo que se merecen.