¿Cómo funciona un lavavajillas?

¿Cómo funciona un lavavajillas?

Todos sabemos cómo funciona un lavavajillas – metemos los platos sucios y luego los sacamos limpios. Sin embargo, lo que quizás no hayas percibido es lo que sucede durante ese proceso. Aunque un lavavajillas es una máquina que lleva a cabo una serie de acciones complejas con el objetivo de asegurar que los platos queden limpios, los mecanismos que hay detrás son bastante simples. La mayoría de los lavavajillas siguen estos siete pasos:

  1. Añadir agua. No se trata de llenar el lavavajillas, más bien un cuenco poco profundo en la parte inferior.
  2. Calentar el agua. Se hace con un elemento térmico dentro del cuenco mencionado, que a su vez suele estar debajo de los brazos del lavavajillas.
  3. Añadir detergente. El detergente se añade automáticamente en el momento más adecuado del lavado, a través del ordenador o temporizador del lavavajillas. 
  4. Lavar los platos. El agua caliente y el detergente se bombean en los brazos del lavavajillas, donde la presión provoca que giren y expulsen el agua con la suficiente fuerza para que los platos se laven correctamente.
  5. Vaciar el agua sucia.
  6. Enjuagar los platos. Se añade y se calienta el agua limpia como antes, pero esta vez sin detergente. Esta agua es bombeada para comprobar que no han quedado residuos o detergente en los platos.
  7. Vaciar el agua que sobra.  

Todo lo que tenemos que hacer como recompensa a todo el trabajo que un lavavajillas hace por nosotros es usar un limpiamáquinas una vez al mes. Las razones que explican por qué debemos cuidar el lavavajillas se entienden más cuando observamos con más detalle las partes que componen un lavavajillas.

Calentador eléctrico

Está compuesto por piezas de metal que transforman la electricidad en calor además de calentar el agua a la temperatura correcta. Sin embargo, como estas piezas están en contacto directo con el agua tienden a acumular cal con el paso del tiempo.

Bomba

La bomba es un motor que bien fuerza el agua durante el proceso de limpieza, o que la escurre en el momento de drenaje. El ordenador del lavavajillas abre y cierra las válvulas en el instante correcto asegurándose de que el agua se mueve en la dirección adecuada.

Brazo rociador

La presión generada por el agua al ser movida provoca que estos brazos rociadores empiecen a girar dentro de un proceso que hace que los vasos queden limpios. La comida, la grasa y cualquier tipo de suciedad pueden bloquear el brazo con el tiempo, de ahí que sea crucial para dejar los platos limpios.

Si usas el limpiamáquinas de Finish por lo menos una vez al mes puede que consigas librarte de la cal que se acumula así como de los restos de comida y grasa que obstruyen las zonas vitales del lavavajillas. Con que cumplas estos mínimos de cuidado tu lavavajillas funcionará muy bien.