¿Qué significa “seguro para el lavavajillas”?

“Seguro para el lavavajillas” es una frase que posiblemente reconozcas, y la habrás visto en la base de algunos platos y vasos. Probablemente no sepas qué significa exactamente, y eso es por una buena razón: “seguro para el lavavajillas” no es una etiqueta estándar.  Cada fabricante de menaje de cocina tiene sus procesos para determinar qué puede ser llamado “seguro para el lavavajillas”, en base a sus propios métodos y materiales.

Qué significa

“Seguro para el lavavajillas” significa que la pieza ha sido tratada en algún momento del proceso de producción para que la exposición a las altas temperaturas del lavavajillas y a los detergentes que se utilizan en el lavavajillas, altamente efectivos, no les afecten produciéndoles algún daño.  Y a la inversa, si intentas lavar en el lavavajillas una pieza hecha de termoplástico (un plástico que no soporta las altas temperaturas) podrías estropear tu lavavajillas.

Cómo se fabrican piezas seguras para el lavavajillas

Dependiendo de las piezas y los materiales se emplean diferentes técnicas para fabricar productos “seguros para el lavavajillas”.

Cristal o Vidrio

La mayoría los utensilios de cocina de cristal o vidrio son “recocidos”, lo que significa que, cuando se fabrican, son enfriados lentamente para igualar las tensiones dentro de su estructura, haciéndolos más resistentes a los cambios de temperatura. El cristal también puede ser “atemperado”, un proceso térmico o químico que lo hace más duro y fuerte.

A la batería de cocina de vidrio o cristal se la somete normalmente a una forma más suave de este proceso conocido como “endurecimiento por calor”, que la hace dos veces más resistente que el cristal o vidrio recocido, aunque algunos utensilios de cocina pueden haber sido totalmente atemperados, haciéndolos cuatro o cinco veces más fuertes que el cristal o vidrio recocido, y capaces de soportar el microondas.

Cerámica

La cerámica se convierte en segura para el lavavajillas mediante un proceso similar al del cristal o vidrio, enfriándola lentamente para que el material se asiente con el menor número de imperfecciones posible. Hay algunas diferencias, sin embargo, entre los utensilios hechos de cerámica y los fabricados en cristal o vidrio, siendo la más importante el tipo de material que se usa para fabricarlos, pues cuando se trata de hacerlos seguros para el lavavajillas, la cerámica se vidria para proteger su superficie y el tipo de vidriado utilizado puede afectar sensiblemente a la fortaleza y durabilidad de una pieza.  

Plásticos

Normalmente, el plástico no se trata para que sea seguro para el lavavajillas. El tipo de plástico utilizado para fabricar un utensilio de cocina determina si es o no seguro para usarlo dentro del lavavajillas. Si es un plástico con un punto de fusión bajo entonces las altas temperaturas del lavavajillas pueden fundirlo, y otros tipos de plástico pueden rajarse o romperse. 

Cómo sabes si una pieza es segura para el lavavajillas

Debido a que el proceso por el que un utensilio de cocina es tratado para hacerlo seguro para el lavavajillas no es estándar, los distintos fabricantes utilizan símbolos diferentes para mostrar si una pieza puede meterse en el lavavajillas o no. Normalmente, el símbolo utilizado es un vaso o plato sobre el que cae agua, acompañado a veces de la etiqueta “seguro para el lavavajillas”.