¿Por qué el Abrillantador puede aumentar el Poder de Lavado?

5

Poner en funcionamiento tu lavavajillas debería ser una de las tareas domésticas más simples de hacer. Sin embargo, las manchas de agua son uno de los desafortunados desafíos a esta simplicidad. Éstas no son el reflejo del funcionamiento de tu lavavajillas, simplemente son un efecto secundario de la evaporación del agua que deja tras de sí un residuo, y lo mejor de todo es que son completamente evitables. Así que no te preocupes, y no malgastes ni tu tiempo ni agua poniendo otro ciclo: todo lo que necesitas para unos platos perfectos directamente sacados del lavavajillas es abrillantador.

Abrillantador

Cuando tus platos salen un poco menos brillantes de lo que te gustaría, a menudo no es que porque no hayan sido lavados adecuadamente. Es más bien que las partículas de alimentos que han sido desincrustadas durante el lavado y han circulado en el interior del lavavajillas, se adhieren de nuevo a los platos, vasos y cubiertos al final de un ciclo. Durante el ciclo de enjuague, el lavavajillas libera el abrillantador, que se activa entonces para proteger tus platos, vasos y cubiertos de estos restos. Lo que hace el abrillantador es proporcionar una barrera protectora entre la comida y los platos. Esto evita que las partículas de alimentos y minerales se vuelvan a adherir, y así consigues tus platos limpios a la primera.

El Abrillantador Finish utiliza unas sustancias llamadas “surfactantes” que reducen la tensión de la superficie entre el agua y el cristal para asegurar que cuando se evapore lentamente no deje ningún rastro. ¿No es genial la ciencia?

Artículos como los vasos o los cubiertos pueden no secarse lo suficientemente rápido, debido a que la temperatura baja rápidamente después de que un ciclo acaba. El abrillantador dispersa las gotas que se posan en tu vajilla, permitiendo así que tus platos se sequen rápidamente y también que se eliminen todas las líneas de grasa o rayas de agua que puedan aparecer.

Además de los resultados brillantes, el abrillantador también garantiza que el dispositivo que tienes para ahorrarte tiempo realmente lo hace. La dispersión de partículas de agua de los vasos y platos durante el ciclo final caliente implica que no hay necesidad de secar nada a mano laboriosamente después de que el ciclo haya terminado, quitándote así una preocupación.

Ahora puedes ver el poder del abrillantador. La limpieza y el secado deberían ser trabajo del lavavajillas, así que lo único que tienes que hacer es añadir abrillantador para conseguir unos vasos brillantes y una vajilla seca. Ahórrate el agua, el trabajo manual, y lo más importante, el tiempo - porque al final eso es de lo que se trata ¿no?

Abrillantador Finish