Cómo conseguir espacio en la cocina para el lavavajillas

La cocina es una zona de la casa muy propensa a acumular elementos que casi nunca usamos, bien porque son utensilios poco prácticos o porque son tan antiguos que nos da vergüenza que nuestros invitados los vean. Y como en Finish sabemos que conseguir espacio para el lavavajillas es a veces lo más parecido a un puzzle, por eso hemos elaborado esta interesante guía que a buen seguro te ayudará:

La clave está en la organización

Coge todos tus productos de limpieza, compra una bolsa de basura para meter lo que no sirva y no te olvides de hacerte con una caja de cartón para llenarla de todo aquello que puedas aprovechar tú o un amigo. Para tener la mejor organización posible es imprescindible que antes de nada limpies los cajones y coloques provisionalmente todos los productos encima de la mesa o bien en cualquier habitación. Sin duda, así es como lograrás empezar con una buena jornada de limpieza…

Mete lo que no sirva en una caja

¿Los platos grandes para servir en fiestas? ¿La batidora que solo usas en verano? ¿La máquina para hacer fondue de chocolate que compraste hace años? Está claro que todos estos elementos tienen un denominador común: solo sirven para poner la cocina patas arriba. De esta forma, haz lo que no has hecho todos estos años y anímate a limpiarlos y meterlos en varias cajas.

Otra opción muy recomendable es llevar todo a un centro y donarlo para que otros puedan disfrutarlo. Y si no siempre están las páginas web para vender aquello que ya no te gusta, como por ejemplo las redes sociales para la venta de artículos. En estos casos siempre puedes invertir el dinero ganado en la compra de un aparato electrónico que llevas años deseando tener en tu cocina.  

Tira lo que no valga

En primer lugar deshazte de aquellos utensilios de cocina como son las cucharas, los tenedores o los cuchillos oxidados. También despréndete de aquellas ollas con imperfecciones en el mango o de aquellas sartenes que hayan perdido su antiadherencia. Y tampoco te olvides de tirar los paños con agujeros o manchas incrustadas que puedan contener todo tipo de gérmenes.

Comprueba la comida…

Aprovecha que estás haciendo limpieza en la cocina para tirar a la basura aquellos botes de comida a medio usar o caducados. Deja todos los cajones y el frigorífico limpios y vuelve a hacer recuento de todos los productos que has decidido guardar por si finalmente decides que es mejor donarlos antes de que puedan estropearse de nuevo.   

Da un paso atrás

Cuando todos los cajones y la superficie de la cocina estén limpios y vacíos empieza a pensar dónde deberías colocar cada cosa. En este sentido, ten en cuenta los enchufes y aquellas partes de la cocina que más sueles frecuentar. Preocúpate de que las tazas, los sobres de té o azúcar e incluso la cafetera están siempre a mano. Y si es posible procura colocar la tostadora cerca del armario del pan para controlar tu propio espacio.

Por último, si estás pensando en comprarte un buen lavavajillas para ponerlo dentro de la encimera no te preocupes. Elige uno grande y descubre cómo puedes disfrutar de un servicio extra sin agobios de espacio.  ¡Ya sabes! Ordena tu cocina periódicamente y resérvale el lugar que se merece a tu lavavajillas…