Cómo cuidar de tu lavavajillas

Imagina que has instalado tu lavavajillas y que tu primer lote de ollas, sartenes y vasos está ya preparado para cargarlo dentro. Pues bien, cuando llegue este momento nuestro consejo es que te pares a valorar lo que tienes delante y pienses en cómo sería tu vida si no tuvieras un lavavajillas que te hiciera la vida más fácil.

Cada ciclo supone una batalla a la hora de combatir la suciedad y cualquier tipo de grasa. Y es que el lavavajillas no solo tiene la función de enjuagar, enjabonar y fregar los platos por nosotros sino que además hace que todo lo que lavemos acabe seco y brillante como si nada hubiera pasado.

Y todo sin que apenas tengas que mover un dedo…

Conforme pasen los meses lo normal es que acabes confiando más en tu lavavajillas. Porque además de tener espacio para lavar todos los elementos que usaste para preparar tu última cena, también destaca por su condición para limpiar los utensilios de cocina más delicados. Eso sí, nunca pongas nada en el lavavajillas si no tienes la seguridad de que puede hacerse.

Por otra, el abrillantador Regular para lavavajillas Finish Brillo y Protección debería usarse normalmente para evitar los residuos del acabado, acelerar el secado, combatir las manchas de agua y dejar tus vasos brillantes. Y como sucede con todo, para que en este caso un lavavajillas ofrezca los mejores resultados es necesario que uses los productos más adecuados.

Finish cuenta con una serie de productos que han sido especialmente formulados para limpiar y proteger todos tus utensilios de cocina con total seguridad. Asimismo, tampoco tienes que preocuparte nunca más de los vasos opacos.

Pero una cosa que la gente suele olvidar con frecuencia es que es fundamental limpiar el lavavajillas de vez en cuando. Acuérdate de cambiar y limpiar el filtro con un limpiamáquinas como el de Finish, un producto que ayuda a prevenir que la cal y la grasa se acumulen en el lavavajillas.

Todos estos consejos forman un proceso simple sobre cómo mantener el lavavajillas en el mejor estado posible. Si haces esto seguro que conseguirás evitar problemas con tu electrodoméstico en un futuro. O lo que es peor, ¿te imaginas teniendo que volver a lavar los platos a mano por no haber cuidado el lavavajillas en su día? ¡Depende de ti!