Cargar y Cerrar: Las Maneras Más Rápidas de Cargar un Lavavajillas

Cada uno carga el lavavajillas de forma diferente, algunos pueden apilar la vajilla es filas ordenadas, mientras que otros prefieren llenarlo desde la primera - algo que a menudo suele ser frustrante para los demás. Sin embargo, en Finish pensamos que hay una manera correcta de cargar el lavavajillas. Nuestras ideas en combinación con un buen detergente para lavavajillas (como el de Finish), conseguirán que tus platos queden relucientes, y será mucho más fácil para ti sacarlos de la máquina. 

Los Platos en la Parte Inferior, Los Vasos en la Parte Superior

Puede parecer sencillo, pero para una carga rápida tienes que asegurarte de que colocas los objetos en el lugar adecuado.

  • Como regla general, los vasos tienen que colocarse en el estante superior, boca abajo.
    • Los vasos, copas de vino y jarras de media pinta encajarán fácilmente, pero puedes tener más problemas con vasos altos, como las jarras de cerveza. Estos se pueden colocar en el estante inferior.
    • Si tus copas de vino no están seguros, el lavavajillas puede tener un tipo de soporte para mantenerlos en su lugar.
  • Los platos deben encajar de pie en los estante (prueba empezar a llenarlos desde la parte del fondo, así los estantes serán más fáciles de ordenar). Los platos más grandes se pueden colocar más lejos del lateral o hacia atrás, ya que esto permitirá que el agua fluya mejor.
  • Los artículos de cocina más grandes, como los cucharones, las cucharas de servir y las espátulas también se deben colocar en la parte superior (tumbados), así serán más fáciles de sacar y recibirán una limpieza mejor.

No Utilices el Prelavado

Una de las maneras más rápidas de cargar es rascar rápidamente la comida no deseada y tírala a la basura. Esto mantendrá el filtro limpio y libre de trozos grandes de comida, como el arroz o los copos de avena, y además implica que te vas a ahorrar agua y energía.

Cuida de tus Tazones

Los tazones apilados unos encima de otros evitarán una limpieza adecuada, ya que pueden hacer de escudo durante el ciclo de lavado. Coloca los tazones boca abajo uno a uno e intenta colocarlos unos junto a otros en lugar de colocarlos al azar junto a platos pequeños.

La Regla de Oro

Si la parte sucia de un plato no está orientada hacia el pulverizador, lo más probable es que no quede limpio. Nuestro consejo principal es que cuando tengas que cargar las cosas rápido, no metas demasiados platos y utensilios. La sobrecarga puede hacer que tengas que poner el lavavajillas por segunda vez, ¡una verdadera pérdida de tiempo!