Guía de Limpieza: Utensilios de Cocina

Todos lo hemos hecho: terminar de cargar el lavavajillas para ir directamente al fregadero para lavar las cosas que pensamos que no podemos meter en el lavavajillas. A medida que tu kit de cocina se va haciendo más grande, también lo hacen los utensilios especializados, y éstos pueden requerir una limpieza especializada, igualmente – lo que significa invertir más de tu precioso tiempo. Hemos elaborado esta lista con los que pensamos que son los utensilios de cocina más comunes que pueden hacer que la gente dude de si puede meterlos en el lavavajillas o no, con consejos sobre cómo asegurarse de que puedes meterlos con todo lo demás para ahorrarte tiempo valioso y esfuerzo.


Rallador de Queso

Después de utilizarlo, dale un par de golpes a tu rayador para quitar los trozos más grandes de queso que se pueden haber pegado a los dientes de corte, y colócalo rejilla inferior sobre una de las bandejas. El calor y la presión del agua se librarán de cualquier resto que pueda quedar.

Batidora

Como las batidoras se utilizan en general para los huevos, que se secan rápidamente, puede parecer que la única manera de librarse de estas proteínas difíciles es lavar a mano. Sin embargo, lo único que tienes que hacer es ponerlo en el estante superior, a donde el agua y el detergente pueden llegar, y asegurarte de que utilizas el detergente para lavavajillas Finish Powerball, que actúa como un prelavado para desincrustar cualquier resto seco obstinado de comida.

Rallador

Esto es realmente sencillo, solo tienes que colocarlo en el estante inferior de la bandeja donde el agua pueda llegar a ella por completo, y esto garantiza que cualquier zumo, carne o semilla se limpien.

                                    
Machaca Ajos

Lo más importante que recordar con el machaca ajos es asegurarse de que el agua y el detergente puedan llegar y fluir a través de sus pequeños agujeros. La forma más fácil de hacer esto es colocarlo en la canasta de cubiertos, pero con cada brazo en una sección diferente. Esto implica que aunque los artículos en el lavavajillas se juntan, el machaca ajos no se cerrará y los restos de ajo no se quedarán dentro.

Pasapurés

La forma particular de los pasapurés, y la comida con almidón que queda en ellos, hacen que sea difícil saber dónde colocarlos en el lavavajillas. La mejor solución es bajar la rejilla superior si se puede y colocar el pasapurés con la superficie plana hacia abajo en el estante. Esto permite que el agua y el detergente lleguen a donde se necesita, pero también lo coloca para que no se caiga o se mueva sobre la bandeja, poniendo potencialmente en contacto con las partes móviles.

 

Sigue estas instrucciones, y para artículos más exclusivos, experimenta y te darás cuenta de que siempre hay una solución. Sólo tienes que asegurarte de las instrucciones de tu fabricante antes de proceder, ya que hay determinados artículos, como las cucharas para servir helado, que pueden contener elementos sensibles al calor. Realmente no hay ningún motivo para que pierdas tu tiempo cargando el lavavajillas para después tener que lavar de nuevo nunca más.