Los inconvenientes de limpiar los platos a mano

Limpiar a mano: una actividad pasada de moda

Lavar los platos a mano puede convertirse en una tortura. No solamente porque es mucho más pesado que usar el lavavajillas, sino porque puede llegar a ser un trabajo engorroso, sucio y hasta arriesgado. En este artículo analizamos los inconvenientes más relevantes de limpiar a mano.

1. Manos rojas después de fregar

La principal queja que surge cuando limpiamos a mano se produce cuando nuestra piel empieza a ponerse seca. Y es que un lavado intenso no solo puede llegar a secar tus manos sino también enrojecerlas. En este caso, es mucho más fácil usar un lavavajillas con Finish. Por otra parte, la piel seca puede aparecer si usamos guantes sin látex, los cuales absorben la humedad y dejan tus manos como si estuvieran cubiertas de tiza.

2. Tiempo perdido

Una de las cosas más beneficiosas de usar el lavavajillas es que no te quita tiempo a la hora de limpiar. Lo único que tienes que hacer es terminar lo que estás comiendo, meter los platos y los cubiertos en el lavavajillas, colocar la pastilla de detergente y cerrar la puerta. Cuando tu lavavajillas esté lleno es el momento de encenderlo y dejarlo funcionando toda la noche hasta vaciarlo al día siguiente. Todo esto no pasa lavando a mano, ya que en este caso necesitamos tiempo extra para limpiar cada olla, sartén o vaso.

3. Limpieza de la cubertería

La gran diferencia entre usar un lavavajillas y lavar a mano es la cubertería. Con un estropajo y un poco de enjuague puedes limpiar la suciedad acumulada en el cuchillo o la cuchara, sin embargo, limpiar completamente un tenedor puede ser todo un desafío. Porque no hay duda de que limpiar cada objeto de cocina uno a uno es mucho más complicado.

4. Cuchillos afilados

Si te encanta tener tus cuchillos afilados, debes tener mucho cuidado al lavarlos a mano ya que puede que lo único que consigas sea cortarte. Y es que es importante recordar que los lavavajillas modernos ahora incorporan compartimentos para guardar los cuchillos.

Sabiendo todo esto, dale descanso a los guantes y, sobre todo, a ti mismo. Porque poniendo a funcionar el lavavajillas y usando Finish conseguirás ahorrar tiempo, esfuerzo, agua y además cuidarás tus manos.