Los restos de comida: el peor enemigo para tu lavavajillas

Los restos de comida: el principal enemigo para tu lavavajillas

Siempre hay platos, ollas y sartenes más difíciles de lavar que otros. Aquellos alimentos que se quedan pegados o que están horneados o secos son los que generan los mayores problemas. Por ello, es conveniente conocer con qué tipo de comida debemos tener más cuidado en caso de que la dejemos un tiempo sin lavar.

Para controlar que la comida no se queda pegada permanentemente en tus platos, tan solo tienes que asegurarte de meterlos en el lavavajillas con el mejor detergente posible. Y aquí es cuando no tienes por qué preocuparte si usas Finish.

Capa de azúcar

Si acabas de devorar una comida que deja residuos de grasa y azúcar puede que el proceso de limpieza acabe complicándose. Porque lavar los azúcares resecos es una tarea de lo más engorrosa si no se recurre a la Powerball de Finish, que actúa como enjuague previo y permite meter los platos directamente en el lavavajillas.

Comida seca

Los cereales y otros alimentos secos pueden llegar a ser un problema cuando se quedan pegados a tu plato. Y es que si no aplicamos un lavado con agua caliente o un enjuague correcto será muy difícil quitar los restos. En este sentido, si no vas a poner el lavavajillas inmediatamente es recomendable enjuagar un poco los platos después de haberlos utilizado. Pero si has visto que el trigo, la cebada y los huevos revueltos suelen secarse rápidamente no te preocupes, ya que Finish puede ayudarte a limpiar los restos secos de estos y otros alimentos.

Comida horneada

Si ya de por sí limpiar los platos puede convertirse en una tarea compleja, no hablemos entonces cuando los restos de carne o verdura se quedan pegados a la bandeja del horno. Todo esto podría convertirse en una tarea de lo más tediosa si no fuera gracias al lavavajillas.

Comida quemada

Pese a que los platos y las sartenes con restos de comida quemada son un auténtico quebradero de cabeza, nunca pierdas la esperanza. En primer lugar, enjuaga el plato en agua caliente y a continuación aplica un ciclo completo de lavado usando Finish. Por otra parte, la leche y el queso también pueden convertirse en nuestros enemigos, así que échales un ojo cuando prepares una comida con lácteos.

Manchas en las tazas

La tarea de limpiar las manchas de té en las tazas también puede resultar muy difícil de llevar a cabo. Se debe básicamente a los taninos presentes en el té, que a su vez es el principal colorante usado para las pieles curtidas. Aunque existen métodos para eliminar las manchas, es mejor recurrir al poder del lavavajillas. Porque incluso cuando las manchas parecen haberse secado en la taza, los ingredientes activos de Finish conseguirán acabar con ellas.