Manchas en la Taza: La Limpieza de los Posos de Café

Cuenta la leyenda que hace más de mil años los agricultores etíopes se dieron cuenta de que sus cabras se volvían mucho más enérgicas y rentables después de ingerir un determinado tipo de baya roja. Esto llevó a que ellos mismos lo probaran y dentro de esta baya, estaba el grano de café con el que estamos tan familiarizados hoy en día. El café fue originalmente más comido que tratado y bebido, como hacemos hoy.

El café es una bebida estimulante y deliciosa que se puede disfrutar de diferentes maneras y que tiene grandes beneficios de los que todos podemos disfrutar. En muchos países, el café se prepara por goteo lento y se disfruta con mucha leche y siropes aromatizados. En otras partes del mundo, es raro ver el café servido de una forma que no sea muy fuerte, negro y con montones y montones de azúcar. Caliente o frío, dulce o amargo, con espuma, con leche o negro, el café es una bebida común para llevar en cualquiera de sus formas como parte de la vida de la mayoría de las personas.

 

Molido

Por todos los beneficios que tiene, el café presenta un inconveniente importante cuando se trata de mantener tus tazas limpias: posos feos en tus vasos y tazas, y se requiere un buen detergente para combatir estas manchas. Hay varias maneras de evitar los posos y las manchas. La manera más obvia y eficaz para evitar estos posos es beber tu café relativamente rápido, sin dejar que se enfríe, y una vez que hayas terminado, enjuagar la taza brevemente antes de meterla de inmediato al lavavajillas. Por supuesto, esto no siempre es posible, ya que parte del encanto del café es que se disfruta mientras se mantiene caliente y se consume a un ritmo lento y relajante.

poner leche en el café, o incluso cambiar a una marca de café más suave, hará menos probable que deje una mancha apreciable en la taza en comparación con un café más fuerte y oscuro. Una vez más, esta no siempre es la opción ideal, ya que el gusto por el café es tan personal como la huella dactilar de cada uno.  

La mayoría de los productos de Finish han sido diseñados teniendo en cuenta las manchas particularmente difíciles, sin embargo Finish Quantum Powergel ha demostrado ser particularmente eficaz contra manchas como las del té o las del café.

El café y el té se evaporan de forma ligeramente diferente a otros líquidos, dejando manchas muy concentradas en áreas más pequeñas, esto implica que los detergentes tienen que trabajar más duro y en zonas mucho más pequeñas sólo para quitar estas manchas.  Finish es increíblemente eficaz al romper estas manchas de café y trabaja muy rápido asegurándose de que obtengas una limpieza perfecta con su detergente para el lavavajillas.

 

Si la mancha se ha secado durante mucho tiempo o te encuentras con manchas especialmente difíciles de quitar, entonces una forma de hacerle frente a esto es llenar tus tazas sucias con agua hirviendo y a continuación añadir unas pocas cucharadas de Polvo Finish , o una Pastilla de Finish Powerball. Deja que el producto actúe durante la noche para combatir las manchas, luego enjuágalas bien por la mañana y quedarás encantado de ver que esas manchas se han ido para siempre.