Peligro en la cocina

Las sartenes, las ollas o cualquier rincón de la cocina pueden albergar todo tipo de grasas y suciedad que necesitan del uso de una buena solución de limpieza. Y es que las zonas más sucias de la cocina suelen generar los mayores problemas y por tanto necesitar un mayor cuidado. Aunque tu lavavajillas puede hacerse cargo de este proceso de limpieza, desafortunadamente hay más cosas a las que debes prestar atención.

Fregaderos

A lo mejor no crees que el fregadero es una parte sucia de la cocina porque básicamente está diseñado para lavar, pero lo cierto es que lo es debido a los restos de comida que se acumula en él. Y tanto es así que un fregadero sucio puede ser perjudicial para la salud. De esta forma, intenta dejarlo tan limpio como el cuarto de baño y acostúmbrate a usar el lavavajillas para eliminar esa comida que suele quedarse en el fregadero o en el tapón.

Escurridores

Al igual que el fregadero, los escurridores pueden albergar restos de grasa y suciedad si no los lavas regularmente.  Como bien sabéis, son muy útiles para lavar aquellos utensilios más grandes como sartenes u ollas que no quieres meter en el lavavajillas. Un escurridor limpio te ayudará a limpiarlos y secarlos así como a prevenir la aparición de agua estancada.   

Encimeras

Es también muy importante limpiar las zonas de trabajo de la cocina y las tablas de picar porque están siempre en contacto con los alimentos que vas a comer. Y es que si no lo haces, las bacterias podrían apoderarse de tu comida y contaminarse pudiendo llegar incluso a ponerte enfermo. Descubre a continuación una serie de consejos para lavar las encimeras:

- Lava la encimera antes de empezar a preparar la comida.

- Limpia cuanto antes los trozos de comida que sobran.

- Asegúrate de lavar a fondo las encimeras después de que hayan entrado en contacto con algún alimento crudo como la carne, el pollo o los huevos crudos.

- Nunca pongas la comida ya preparada encima de la encimera o de la tabla de picar donde has estado cortando los alimentos crudos, a no ser que las hayas lavado debidamente.

Tablas de picar

Los peligros del pollo no preparado también son conocidos por la mayoría, pero este no es el único riesgo cuando hablamos de preparación de comida. Las tablas de picar pueden albergar bacterias que pueden hacer que la comida que cocinas no sea la más sana. Pero afortunadamente, estas tablas son uno de los utensilios de cocina más fáciles de limpiar. Simplemente mételas en el lavavajillas después de que hayas cocinado y lávalas.

Como resumen hay que destacar que la mejor forma de tener una cocina limpia es lavando los platos. Y no hay mejor manera de hacerlo que usando el limpiador de lavavajillas Finish Quantum Max Brillo y Protección, un producto que no solamente lava tus platos sino que además cuida de ellos. Tan solo preocúpate de llenar el lavavajillas y deja que Finish haga el trabajo duro por ti.