Por qué la comida se pega

Estás preparando el desayuno.

Has escogido unos huevos frescos, los has batido con un chorrito de leche, una pizca de sal y pimienta y, por supuesto, tu ingrediente secreto. Cuando ya están bien esponjosos, los echas delicadamente en la sartén, que has calentado con máxima precisión a 65º centígrados. Los vigilas de cerca, agitando el líquido cuidadosamente por toda la sartén, hasta que los blancos se incorporan a la mezcla amarilla.

El teléfono suena.

Una vez. Te vuelves hacia el lugar de donde viene el sonido. Dos veces. Te preguntas quién puede ser, pero decides que los huevos son más importantes. Te vuelves hacia la cocina, pero ya es demasiado tarde; esa distracción de menos de un segundo ha conseguido que tus huevos se peguen a la sartén. Desayuno arruinado.

¿Qué es lo que hace que la comida se pegue?

Cuando tus huevos, o cualquier otra clase de comida, se pegan a la sartén, lo que está ocurriendo es una compleja reacción química. Las proteínas de la comida reaccionan con el metal de la sartén para crear fuertes enlaces que anclan tu comida a los cañones y cráteres microscópicos de la superficie de metal. Realmente, no es una consecuencia de que la comida esté demasiado caliente, es más bien al contrario. Cuando la comida se calienta a la temperatura adecuada reacciona con otras cosas, pero no con el metal, por lo que no se pega.

Si pones aceite de oliva, o cualquier otra grasa, en la sartén para cocinar, el líquido rellena los surcos microscópicos del metal y, cuando el aceite se calienta, reacciona con el metal, por lo que cuando tú añades la comida a la sartén quedan muy pocos átomos de metal que puedan reaccionar con la comida provocando que se pegue.

¿Qué tipos de comida se pegan?

Como las proteínas son las partículas más eficientes formando enlaces con el metal, son las comidas ricas en proteínas las más propensas a quedarse pegadas en la sartén. Todas las comidas tienen el potencial de quedarse pegadas si no se vigilan, o si se echan cuando la sartén está muy caliente mientras la comida está todavía demasiado fría, pero son las que contienen altos niveles de proteínas como los huevos, el queso, el pescado y la carne a las que tenemos que prestar una mayor atención.

¿Qué puedes hacer?

Si tu comida se pega, no tienes que preocuparte por lo difícil que pueda ser limpiar la sartén y no tienes que ponerla en remojo. Las Powerball de las pastillas para lavavajillas de Finish Quantum Max y All in One actúan como un pre-remojo, rompiendo esas complejas proteínas y los enlaces que han formado con el metal, para facilitar la eliminación de cualquier resto de comida quemado o seco, dándote un gran resultado a la primera.