Reglas de casa para poner el lavavajillas

Los seres humanos tenemos manías y particularidades. Y es que desde la hora a la que nos acostamos hasta el tiempo que pasamos en la ducha pueden variar significativamente dependiendo de la persona. Los hábitos de cada uno también pueden llegar a afectar a la vida de los demás, de ahí que sea muy importante hacerles la vida más fácil a aquellos que conviven con nosotros. No te pierdas estos consejos que te ayudarán a ahorrar tiempo, energía y estrés en tu vida diaria.

Regla 1 – Lista de tareas

Siempre hay alguien de la familia que se encarga de hacer la mayor parte de las tareas. Pero cuando esto ocurre puede crearse un clima de frustración y tensión muy típico en aquellas situaciones en las que por ejemplo hay que poner o quitar el lavavajillas. Para remediar esto, te recomendamos que hagas una lista semanal o mensual de responsabilidades para que todo el mundo meta sus platos donde corresponde. Esta organización siempre es beneficiosa para compartir las responsabilidades en casa.  

Regla 2 – Programar un horario de lavado

Decidir cuál es el mejor día y la mejor hora para poner el lavavajillas puede ahorrar un montón de discusiones. Esto dependerá de una serie de factores como estos:

1. ¿Cuándo la gente necesitará usar los platos.

2. ¿Quién encenderá el lavavajillas?

Normalmente el mejor momento para poner el lavavajillas es por la noche justo después de cenar, o también después del desayuno, ya que la mayoría de las personas necesitan usar los platos precisamente durante el desayuno o la cena. Esto solo cambia un poco los fines de semana, cuando los horarios son más flexibles. Asimismo, cuando hablamos de horario para poner el lavavajillas también es bueno incluir a los niños pequeños para que vayan familiarizándose con las responsabilidades en la casa.

Regla 3 – Platos amontonados

Otro motivo de disputa tiene que ver con el lugar y la forma en la que se guardan los platos. Algunas personas prefieren ponerlos en la parte de atrás del lavavajillas y otras delante, mientras que hay gente que deja un espacio entre los vasos y otra prefiere apilarlos todos hasta que el lavavajillas esté lleno. Sin duda, colocar las cosas en su sitio puede hacer mucho más fácil la tarea de cargar y descargar el lavavajillas.

Y, por último, no te olvides de uno de los consejos más importantes. Intenta siempre usar el lavavajillas cuando esté lleno. Sin importar las veces que lo utilices, está claro que serás más eficiente si pones todos los platos en un solo círculo. Disfruta de tu lavavajillas y confía en Finish para su cuidado.