Trucos para limpiar tu lavavajillas

Limpia tu lavavajillas

El lavavajillas es sin ninguna duda el electrodoméstico más exigente de tu cocina, tanto que si lo usamos con mucha frecuencia puede dar señales de que está obstruido por culpa de la grasa, los residuos de comida o la cal. Si estás empezando a notar que tu lavavajillas no funciona como debería podría haber llegado el momento de prestarle la atención que se merece. En esta guía puedes aprender cómo limpiar tu lavavajillas poco a poco para sacarle el mayor rendimiento.

Las Partes

Cuando abras tu lavavajillas verás unas cuantas partes que puedes limpiar tú mismo. El filtro situado en la parte inferior, las baldas e incluso el brazo del lavavajillas pueden quitarse normalmente. Esto significa que puedes llegar a los lugares más difíciles de alcanzar. Cuando abras la puerta échale un vistazo a las esquinas del lavavajillas y observa si necesitan una limpieza. Si ves algún residuo, puedes limpiarlo con una esponja, un cepillo de dientes o incluso con jabón. Por último, la gente suele olvidarse de las bisagras, que a menudo se llenan de suciedad. Límpialas también con un cepillo de dientes y verás la diferencia en cuestión de segundos.

El limpiamáquinas para el lavavajillas

No solo se trata de localizar las partes del lavavajillas que necesitan una limpieza, ya que las bombas, las mangueras o los desagües también requieren un lavado de cara, especialmente si han estado funcionando más horas de las debidas. En este sentido, usar un potente limpiamáquinas para el lavavajillas es el mejor método para asegurar una mejor limpieza. Esto ayudará a eliminar la cal y hará que el agua fluya con suavidad.

Si quieres conseguir un lavado efectivo no te olvides de usar el Limpiador de Lavavajillas Finish, altamente eficaz para limpiar la grasa y la cal que puedan llegar a aparecer en las zonas vitales y más escondidas del lavavajillas. La fórmula de doble capa del Limpiador de Lavavajillas Finish no solo ataca y reduce la suciedad, sino que también ayuda a neutralizar los malos olores.

Para usarlo quita el tapón, mételo en el lavavajillas boca abajo y enciende tu lavavajillas a la máxima temperatura posible. Una vez que el ciclo finalice, tu lavavajillas estará limpio y olerá fresco.