Ventajas del lavavajillas: La higiene

¿Sabías que la cocina es el lugar de la casa en el que más bacterias existen? Más incluso que en el baño[1].

Las esponjas y los paños de cocina pueden convertirse en un caldo de cultivo de gérmenes

Los gérmenes potencialmente nocivos pueden permanecer en los paños de cocina así como en las esponjas de lavado, convirtiéndose éstas en una de las principales fuentes de gérmenes de tu casa.1 Los gérmenes florecen en ambientes húmedos y cálidos, razón por la que estos utensilios pueden convertirse en el caldo de cultivo perfecto, especialmente los paños de cocina, los cuales utilizamos para secar los platos, las manos y algunas superficies de la cocina.

Por lo tanto, si utilizamos estos objetos para secar nuestros platos, ¿están realmente nuestros platos tan limpios como pensamos?

Las temperaturas altas matan los gérmenes

¿Pueden nuestras manos aguantar temperaturas de 60 ºC, aproximadamente, o más altas?

El agua del lavavajillas se calienta a altas temperaturas para matar cualquier germen que pudiera haber y dejar tus platos, cubiertos y vasos limpios y listos para usar. Con el lavado a mano no existe una garantía de que todos los gérmenes serán eliminados de tu vajilla.

Si tienes un niño pequeño, vas a necesitar esterilizar con mayor frecuencia sus biberones. Afortunadamente, una vez que el lavavajillas llega a los 60 ºC, los biberones serán desinfectados y estarán listos para usar después de que el ciclo de lavado haya llegado a su fin. Se aconseja limpiar de esta forma los biberones de niños mayores de 8 meses.

Incluso en un ciclo de lavado corto, el lavavajillas es capaz de alcanzar temperaturas más altas que tus manos no serían capaces de aguantar.

¿Qué hace que un lavavajillas sea tan efectivo?

Los detergentes más duros, en una cantidad de agua concentrada (aproximadamente de 10,5 litros por carga[2]), ayudan con la limpieza y la desinfección térmica de tu vajilla.  Con el lavado a mano tu foco de atención se divide entre el lavado y tus manos. Tienes que tener cuidado de utilizar agua caliente, pero sin pasarte para que tus manos puedan soportar el calor, y de que el jabón esté formulado con ingredientes que no puedan dañar la piel de tus manos.

Cuando tienes un lavavajillas, la temperatura no es un problema, al revés, ésta se convierte en tu mejor aliado contra la suciedad y las bacterias.

Los productos de limpieza para el lavavajillas, como Finish Quantum, contienen una amplia gama de productos químicos y cada uno de ellos desempeña su propio papel en el lavado de los platos.

Desde el diseño del escurridor hasta la forma en la que el agua se mueve dentro de la máquina, los lavavajillas modernos a menudo tienen incorporados una serie de características que los convierten en la mejor opción para lavar tu vajilla[3]. Finish puede ahorrarte tiempo lavando y frotando tus platos. Simplemente introdúcelo en el lavavajillas y ¡deja que el detergente haga el resto!


[1] http://www.webmd.com/food-recipes/germs-in-kitchen
[2] http://hss.ulb.uni-bonn.de/2011/2588/2588.pdf
[3] https://www.washingtonpost.com/news/energy-environment/wp/2015/05/05/why-you-shouldnt-wash-your-dishes-by-hand/